sábado, noviembre 01, 2014

Y la rotación funcionó

Reynoso muere en su ley, así lo dijo tras el empate con Real y lo recalcó a media semana. La "rotación" es su forma de trabajar y aunque en un par de veces no dio resultados "no quiere decir que sea mala". Ante San Martín movió nuevamente su equipo, hizo cinco cambios en el once con respecto al partido pasado, uno de ellos obligado por la expulsión de Zúñiga, y  no se equivocó. Melgar ganó 2-0 a San Martín en el Callao y le respira en la nuca al líder, Alianza Lima.

Pero el tema no fue la rotación en sí, sino que el equipo volvió a hacer lo que sabe. La semana no fue fácil, fue muy tensa, y parece que eso sirvió para que reaccionaran.
El grupo estuvo conectado futbolísticamente. La defensa volvió a ser sólida, el mediocampo recuperó y elaboró, y adelante los atacantes pusieron su cuota de sacrificio para hostigar la salida del rival.
Solo Butrón, Villamarín, Beltrán, Minzum y Rivas, quedaron del compromiso anterior. Cambió casi toda la defensa que se plantó con cuatro hombres atrás como generalmente propone cuando sale fuera de Arequipa. Ingresó Lampros, para hacer dupla de zagueros con Villamarín y por las bandas fueron Rivas y Minzum.
En el mediocampo solo quedó Beltrán de la alineación pasada. Volvió al once Hernández e hizo debutar al juvenil arequipeño Arias que sumó en la Bolsa de Minutos. Adelante volvió ese tridente característico con Alva y Fernández bien abiertos y Cuesta como "9".
Así el equipo retornó a lo suyo, a ese juego incómodo para el rival. Se hostigó cuando San Martín trató de salir jugando desde su propio campo y cuando tenía la pelota la marca era asfixiante especialmente sobre un jugador: Montaño.
Con el colombiano opacado debido a la marca en postas que se le hizo, fue más fácil controlar a la San Martín.
Antes del primer gol, se había elaborado un contragolpe casi perfecto al que solo le hizo falta eficacia en el pase final. Esa fue una clarinada de lo que Melgar proponía en Callao. Recuperar rápido el balón y salir disparado al ataque.
Reynoso se molestó porque la jugado no terminó como se había trabajado; pero minutos después vio que lo hecho en la semana sí fue bien asimilado. Beltrán recupera una pelota en la mitad de la cancha, se la da a Hernández, esta la retrocede a Minzum que la cede a Villamarín que saca un centro a Rivas que se la pasa a Hernández, este a Cuesta que la abre a la derecha para Rivas que sacó un pase al centro del área donde esta Fernández que da el pase atrás para que entre Cuesta y anote el 1-0 a los 5´de juego.
La barra que se apostó en oriente del Miguel Grau celebró el gol como si estuviera en Arequipa y en la banca, Reynoso sonreía tranquilo. Lo trabajado dio resultados.
San Martín como era lógico reaccionó, pero atrás la zaga estaba muy metida en el partido. La que pudo la sacó con la pelota bien jugada y cuando no lo podía hacer la reventó a la tribuna. No cabe la duda en un equipo que ya tiene un patrón de juego ya definido.
El segundo llegó a los 21´bajo la misma fórmula. Un ataque de San Martín se transforma en contragolpe rojinegro. Esta vez es Arias el que saca el pelotazo para que Fernández corra por la banda derecha, saca el centro a Cuesta y este le da un pase magistral a Beltrán que solo ante Gallese no tiene problemas para definir. 
Ya con el 2-0, Melgar se dedicó a cuidar el resultado pero no de la forma tradicional, sino teniendo la posesión del balón y manteniendo el temor en el área limeña.
Luego ingresarían Pizarro, Neyra y Chirinos para manejar mejor un partido que dio tres puntos muy importantes porque no solo sirven para las estadísticas sino para que Melgar vuelva a recuperar la confianza a cinco fechas de terminar el Clausura.
Publicar un comentario