domingo, julio 05, 2015

Volvió a lo mismo


Melgar retorna de Moyobamba con la sensación de que el título del Apertura está estadística y futbolísticamente muy lejos. La derrota (0-1) en el estadio del IPD deja una sensación prematura de resignación para un equipo que a mitad del torneo se encuentra a nueve puntos del líder, Real Garcilaso.



Los números nuevamente tiran por los suelos el optimismo que Reynoso y su plantel pueden irradiar. Han sumado 10 puntos de 24 posibles, solo han ganado dos partidos (1-0 a Huancayo en Arequipa y 3-0 a León en Huánuco), empató cuatro veces (tres en Arequipa: 1-1 San Marín, 2-2 Loreto y 0-0 Cristal; y el 0-0 en Lima ante Universitario) y perdió dos veces (0-1 con Real en Cusco y 0-1 con Comercio en Moyobamba).
Han pasado cinco fechas sin triunfos, el último fue de local ante Huancayo el lejano 10 de mayo (3era. fecha). Desde ese Día de la Madre los rojinegros han ido en vaivenes futbolísticos que se resumen en pobres resultados maquillados por quejas contra los arbitrajes y por la inmensa confianza que el hincha tiene con este plantel.
Perder en Moyobamba sintetiza lo poco que se aprovechó el receso por Copa América. Pobre es lo que presenta Melgar ante rivales a los que debería imponer condiciones por el simple peso de su plantilla de jugadores pero se pierde en los intentos por lograrlo.
Comercio le jugó de tú a tú. No le importó que al frente  Montaño, Galliquio, Ruidíaz y compañía. Hizo lo que siempre propone de local y le dio resultados. Un disparo de larga distancia  de Velarde a los 42´de juego que no pudo controlar Ferreyra terminó en un gol que enredó más un partido falto de lucidez.
Melgar más por peso de plantel que por fútbol logró inquietar la portería de "banana" Ruíz. Un frentazo de Zúñiga, un disparo de Beltrán y el imperdonable penal errado (la tiró a las manos del portero) por Ruidíaz fueron las más claras que se crearon por acciones individuales.
La novedad fue la presencia de Mario Palomino que por momentos se puso el equipo al "hombro" por la falta de protagonismo de los más ranqueados que nuevamente se caracterizaron por su intermitencia.
Colectivamente aún Melgar no se encuentra. Solo instantes de buen fútbol grupal, de sociedades como las de Montaño con Fernández, pero luego todo se disipa y se vuelve a caer en lo mismo. En el pelotazo, en el pase a profundidad sin destino, y lógicamente en esos errores defensivos que aumentan la confianza del rival.
Quedan muchas dudas de lo que pretende Reynoso con su equipo. Con el marcador en contra mantuvo a sus dos laterales imposibilitados de ir al ataque cuando era momento de arriesgar en busca de un empate que hubiera sido más digerible que una derrota.
Esta vez Reynoso hizo cuatro cambios a comparación de su última alineación, la que empató 0-0 con Cristal en Arequipa. No estuvieron Ascues que regresó de la Copa ni Arias que se encuentra con la selección panamericana junto a Medina.
Si el primer tiempo fue malo, como generalmente son todos los que propone Reynoso, en el segundo con el ingreso de "Cachete" se ganó presencia pero Zúñiga a estas alturas no es solución si es que no juegan para él.
Aún quedan 9 fechas por disputarse, de las cuales en una Melgar descansara, y salvo que el puntero Real y sus escoltas pierdan el paso, las posibilidades futbolísticas a estas alturas de lograr el título del Apertura son nulas. 

Publicar un comentario