miércoles, diciembre 09, 2015

Melgar goleó a Real, pasó a la final nacional y clasificó a la Libertadores. ¡GRACIAS!

Cuesta anotó desde el 2014 hasta el 2015, 8 goles a Real: un triplete (2015), dos dobletes (2014 y 2015) y un tanto (2014)
Melgar selló con jerarquía su clasificación a la final del Descentralizado 2015 al golear 4-0 a Real Garcilaso de Cusco y de paso clasificó a la fase de grupos de la Copa Libertadores del 2016.

Fue el partido perfecto donde sobró efectividad y mucho fútbol ante un rival que pensó que daría fácil vuelta a la derrota (0-1) que sufrió el fin de semana en Arequipa en el partido de ida de esta llave de semifinal.
Muy rápido se fue de cara con la realidad. Melgar esta vez funcionó como el reloj que tanto soñaba Juan Reynoso. Tuvo tenencia del balón desde el primer minuto de juego y ya a los 7´comenzó ganando con un autogol de Walter Vílchez que llegó apresurado a cerrar una arremetida de Alexis Arias pero con tan mala suerte que el balón chocó en su rodilla y se incrustó en el arco del “Pipa” Carranza.
El 1-0 desarmó a Real y de ese nerviosismo, tal como lo había adelantado Reynoso, aprovechó el dominó para adueñarse de la cancha y sentenciar su primer triunfo de visitante frente a la autodenominada “máquina celeste”.
El Garcilaso fue rojinegro. El hincha vibró con triunfo histórico.
Esta vez la máquina fue Melgar que marcó una supremacía muy clara, inesperada tomando en cuenta los antecedentes próximos. Pasó con mucha efectividad de la defensa al ataque, hubo claridad y bastantes espacios para jugar en una cancha rápida que minutos antes de haberse iniciado el partido soportó una fuerte lluvia con granizada incluida.
A delanteros como Cuesta, Fernández y Zúñiga no se le pueden dar espacios pero Real se los dio y lo pagó muy caro.
Cuesta metió el segundo a los 22´ tras culminar una excelente combinación de pases en la que participaron Zúñiga, Torres, Arias.
Por lo que produjo Melgar ofensivamente, el primer tiempo tuvo que acabar tranquilamente con un 4-0. Un cabezado de Zúñiga que salió desviado y otro tiro de Fernández que chocó en el vertical derecho merecieron mejor suerte.
En el complemento, se mantuvo la misma política. Tampoco Real cambió mucho. La presión por siquiera empatar el marcados lo hizo más agresivo pero a la vez más vulnerable en su defensa.
Gran gesto de reconciliación. Herrera posó junto al dominó.
La madurez del dominó lo llevó a controlar el balón a la espera de una oportunidad para “matar” al rival. Y esa ocasión llegó a los 74´ con otro tanto de Cuesta.
El argentino y Melgar quería más ante un estadio donde el dominó se sentía local no solo por su gran superioridad futbolística sino por los más de mil hinchas arequipeños que acompañaron a su equipo en esta travesía.
A los 82´ puso su triplete  y el cuarto para un cierre con broche de oro en una tarde que los rojinegros coronaron cantando el Himno de Arequipa en las graderías del Garcilaso. Inolvidable.


Publicar un comentario