sábado, febrero 27, 2016

Van 73 días sin ganar en Arequipa

Angustia, es un nuevo sentimiento que Melgar impregna en sus hinchas. Son 73 días sin conocer triunfo en casa, es el peor arranque de campeonato en las tres temporadas que Juan Reynoso está frente al equipo.

Alarmante no, pero sí llamativo. La fórmula que los llevó a campeonar en el 2015 se ha perdido entre mezclas de empates y derrotas. Melgar no puede ganar en casa, es el resultado final.
El 2-2  ante el novel La Bocana tiene varias lecturas. Desde la simple que es un mal resultado en casa pasando por la benevolente de “empate heroico tras ir perdiendo 0-2” y hasta la pesimista: “crisis rojinegra”.

Lo concreto es que el equipo amo de Arequipa en el 2015 se ha difumidado. Jugar dos torneos a la vez obliga a su técnico Juan Reynoso a priorizar y la decisión que ha tomado es Copa Libertadores.
Para el Apertura, al menos en casa, coloca a los llamados “suplentes” y el equipo baja de revoluciones. Aunque no sufre tanto como el que afronta la Libertadores, consigue los mismos resultados.
Dos derrotas (1-2 Cristal, 2-3 Aurich) y un empate (2-2 La Bocana) resumen el inicio del torneo de local de los melgarianos. A ello habría que sumar otra derrota en casa por Copa: 1-2 Mineiro de Brasil.
En total tres derrotas y un empate, un punto de doce posibles. La imbatibilidad en Arequipa se ha perdido y también se han desperdiciado puntos valiosos en este nuevo sistema de campeonato donde el puntaje acumulado sirve de mucho.
Melgar se despinta solo, pierde la brújula con tanta facilidad que llama la atención. El primer tiempo ante La Bocana fue un desastre defensivo, solo comparado con la falta de fútbol de una volante gris como la fría tarde rojinegra. Adelante el panorama fue peor.
La Bocana muy rápido encontró el gol. A los 5` Borges puso el 1-0. De ahí en adelante el partido se dio como había planeado Miguel Miranda, DT de la visita.
Sabía que Melgar iba a salir en busca del empate, que su defensa se descompensaría, que Reynoso se desesperaría y no se equivocó. Cada ataque de los arequipeños era replicado con un contragolpe que hacía sudar a la banca de suplentes rojinegra.
Miranda conoce a Juan, sabe cómo piensa y cómo decide. Desnudó todas las falencias del actual campeón nacional. Solo le bastó velocidad y buena disposición para aquietar el ímpetu arequipeño.
El complemento no pudo arrancar peor. A los 8`ST Jairsinho Baylon  colocó el 0-2 y se comenzó a escuchar las primeras pifias contra Reynoso.
Ya con Cuesta, Arias y Arce en el equipo cambió de cara. Mayor jerarquía que La Bocana experimentó de la peor manera. Los constantes ataques del dominó terminaron con dos goles: Arce y José Fernández.
Pudo llegar la remontada en los pies de Cuesta, pero el balón salió caprichoso cuando todos daban por hecho el tercero del dominó.

El empate no ha caído bien en la interna. Reynoso pide una “cuota de humildad” a sus jugadores cuando es el llamado a ser el primero en mirarse al espejo para hacerse una autocrítica.
Publicar un comentario