domingo, junio 19, 2016

A paso lento, pero seguro

Los tres marchistas del Centro de Alto Rendimiento de Arequipa que participarán en los Juegos Olímpicos de Río 2016 (5 al 21 de agosto) han ingresado a su última etapa de preparación que se basa en la adaptación al clima amazónico: calor y humedad.

El huancaíno Pavel Chihuan (29), y los cusqueños Jéssica Hancco (20) y Luis Henry Campos (20), junto a su entrenador Alfredo Quispe y su fisoterapeuta Gabriela Valencia, tienen planificado realizar un campamento de entrenamiento en Madre de Dios o Pucallpa tentativamente entre el 10 y 24 de julio.


“Lo que queremos encontrar es la adaptación a la temperatura del día de la competencia (12 y 19 de agosto) para no fallar en la hidratación y en el golpe de calor”, explica el coach puneño.
Pese a la trascendencia del trabajo, la Federación Peruana de Atletismo solo les ha destinado 10 mil soles para realizar su preparación, presupuesto ínfimo para deportistas de alto rendimiento y que tienen la etiqueta de olímpicos.
Se han propuesto salvar esos inconvenientes, porque el objetivo es mayor: representar bien a Perú. “Ya estamos sobre el caballo y no nos podemos bajar”, acepta Quispe.
“Aprovechamos la geografía de nuestro país. Por ejemplo en Arequipa trabajamos en la carretera a La Joya, en un circuito en Yura y bajamos a Mollendo para trabajar a nivel del mar”.

El campamento en la selva peruana servirá para asimilar lo que les espera en Río, una temperatura que variará entre los 28C° y 34C°, y una humedad que supera el 85%. En Arequipa por ejemplo, la humedad llega al 15%, en Mollendo 40%, pero en Pucallpa o Madre De Dios oscila entre  80% y 90% y el termómetro varía entre los 28ªC y 32ªC-..
Por lo pronto, todos los días los entrenamientos de seis horas diarias en dos o tres turnos se comparten entre el estadio Melgar, el Centro de Alto Rendimiento, gimnasio, Yura, la carretera a La Joya o bajadas a Mollendo.




Publicar un comentario