sábado, octubre 29, 2016

Empate con susto

Melgar fue a Villa El Salvador a no perder. Logró su objetivo aunque las críticas limeñas tratan de minimizar la estrategia ofensiva que planteo un franciscano Juan Reynoso. El 0-0 suma, pero pasa a un segundo plano porque la  lesión del goleador Ysrael Zúñiga, quien pidió su cambio (89`) cuando solo tenía 27 minutos en la cancha, preocupó a todos.
Se agarró la rodilla que hace unos meses operaron y la alarma se encendió en el banco rojinegro. Lo que llamó la atención, es que él pidió su cambio. Todos temieron y temen lo peor.
El delantero de 40 años presenta un fuerte dolor, pero no aún no hay diagnóstico oficial porque se espera los resultados de la resonancia magnética que se le debe practicar en las próximas horas.

Sumar y punto
El DT rojinegro sentado en la tribuna de occidente del estadio Iván Elias Moreno, movió sus fichas para no perder. El equipo a diferencia de otras incursiones en canchas ajenas, fue discreto en osadía y le faltó arriesgar, pese a que creo unas cuatro ocasiones claras de anotar, un promedio pobre considerando lo que ha estado generando en todos sus partidos de la liguilla.
Municipal fue culpable de esa mezquindad rojinegra. Los basureros son por demás incómodos cuando juegan de local y para aplacar ese ímpetu era necesario resguardarse atrás.
Los jugadores y el técnico de Municipal, tras el partido, se quejaron por el “inteligente partido defensivo” planteado por la visita. La validaron, pero calificaron al dominó como un “rival que no propuso nada”.

Quizá en su inocencia pensaban que el dominó saldría a jugarles de igual a igual, pero a estas alturas del campeonato, Reynoso piensa más con la calculadora en la mano que con la pasión de la tribuna.
Además, los números dicen que el miércoles con un triunfo ante Real Garcilaso podrían sellar la clasificación al play off siempre y cuando Sport Huancayo tropiece esta tarde ante Universitario en Lima.

Solo faltan cuatro fechas para terminar las liguillas y es obligatorio ser cauto y frío para evitar sorpresas.
Publicar un comentario