martes, noviembre 22, 2016

"Cachetazo" a Melgar

Foto Click.com
Melgar tropezó ante Aurich, pero sigue líder del acumulado. La derrota (1-2) no duele más que la ausencia de Ysrael Zúñiga, el histórico rojinegro.

"Cachete" se lesionó hace días y se pensaba que para esta tarde se recuperaría, pero no fue así y el equipo lo sintió. El primer diagnóstico es una simple contractura, que no tiene relación con la lesión que sufrió a inicios de año y que derivó en una operación a la rodilla con posterior recuperación de tres meses. Se está esperando el resultado de la resonancia magnética para determinar su mal. El temor es no tenerlo para las semifinales.
Ya sin Ysrael en la cancha, Melgar salió diezmado. El equipo fue recibido con un grupo de hinchas dándole el respaldo a su técnico Juan Reynoso que en la semana tuvo una confrontación con los periodistas, dos horas después, esos mismos barristas lo chiflaron por una derrota inesperada, pero que siempre era una opcion.
A estas alturas, la cabeza del equipo inconscientemente está pensando en la semifinal. Muchos antes de comenzar el partido ya pensaban qué rival era mejor en los play off: Cristal, Universitario o Municipal; pero nadie se dio cuenta que al frente estaba Aurich y que también ellos perseguían un objetivo: llegar a la Sudamericana.
Fue un resumen un partido opaco para un equipo que llevaba 12 fechas sin perder que se confabuló con un técnico errático en sus decisiones y un árbitro (Luis Garay) reflejo de la mediocridad del fútbol peruano.

Se perdió ante un rival al que no se le pudo ganar en todo el 2016. En el Apertura los chiclayanos ganaron en el Arequipa por 3-2, luego se empató en el Clausura en Chiclayo 1-1 y en la liguilla también de visitante se igualó 1-1. La "roja" fue la bestia negra para el dominó, felizmente no lo tendremos como rival en la semifinal.
Cedrón puso el 1-0 para Aurich a los 24´, luego empató Bravo (su segundo gol consecutivo en el año) a los 42´. Y a los 47´ Luis Tejada sentenció prematuramente el partido con un 2-1 que no se movió. Ni la expulsión de Morales a los 65´supo ser aprovechado por un Melgar atípico.
Pese a la derrota el equipo está líder a falta del partido con Cristal en Lima para cerrar el año. Ahora no solo peligra la punta, sino también el premio que Jader Rizqallah prometió si ganaban en el acumulado. El traspié llegó en el momento justo, para que Reynoso respire humildad.

Publicar un comentario