miércoles, enero 25, 2017

IPD: levantas una piedra y sale pus

El congresista de la República Justiniano Apaza realizó una visita inopinada al local administrativo del Instituto Peruano del Deporte de Arequipa, ubicado en el estadio Umacollo, y encontró indicios de serias irregularidades por lo que solicitó documentación administrativa y económica desde el año 2012 y además una auditoria.

El parlamentario se pudo reunir con el actual administrador del IPD Jesús Chaiza, quien prácticamente se encuentra al frente de esta institución acéfala que tiene a su presidenta encargada, Suzel Munguía, laborando en Lima.
Entre las varias irregularidades que detectó Apaza se encuentra el hecho de que el expresidente, José Miguel Del Carpio, pese a ser suspendido del cargo por tener proceso administrativo sigue cobrando su sueldo.
No fue necesario que esté al tanto del desarrollo del deporte arequipeño para que se de cuenta de que esta entidad se está manejando mal. Por ejemplo, solicitó documentación que explique el motivo por el cual el kartódromo de Cerro Juli, que forma parte del complejo deportivo del mismo nombre, es administrada por el Karting Club de Arequipa.
De la misma manera solicitó informes del convenio que se firmó con la Municipalidad Provincial de Arequipa respecto al coliseo Arequipa, que la comuna administra y recauda fondos (alquiler)  pese a que no existe ningún contrato de cesión en uso.
Otros temas que Apaza debería investigar es sobre el desarrollo de los Juegos Trasandinos, a los que el administrador Chaiza calificó de "recreativos", pese a ser un evento internacional con más de cuatro ciclos olímpicos cumplidos.
También podría escarbar sobre el presupuesto que se destinó para la pista atlética del estadio Umacollo, la misma que es inservible y que actualmente es usada por asociados de un gimnasio que ocupa instalaciones del estadio Umacollo. Esta obra, instalada en le gestión de Arturo Woodman, estaba presupuestada para albergar torneos internacional como Sudamericanos, pero no sirve ni para albergar torneos nacionales.
En el plano administrativo hay más cosas aún por esclarecer como los contratos firmados por los ambulantes que ocupaban los exteriores del estadio Melgar, el convenio firmado con el gimnasio que funciona en el estadio Umacollo, el convenio con Perumin sobre la construcción de un albergue en Cerro Juli y obra que fue abandonado, el destino de material deportivo que data desde los Juegos Bolivarianos de 1997 y que ha desaparecido, la no renovación de contratos de personal administrativo del IPD a inicios del 2017, el convenio firmado con la comuna de Bustamante y Rivero por el uso del terreno donde se levantó el Palacio del Deporte, el convenio con la municipalidad de Cayma por el uso de la piscina olímpica ubicada en el sector de La Tomilla, porque siete máquinas trotadoras en el gimnasio de Cerro Juli que desde hace tres años no funcionan porque no tienen transformador de corriente eléctrica, etc, etc.
Publicar un comentario