sábado, enero 07, 2017

Y qué hace el rival de la Libertadores: River Plate

Desde el momento en que Marcelo Gallardo se levantó de la silla, saludó deseando felices fiestas y finalizó la conferencia de prensa del 21 de diciembre para emprender sus vacaciones, River volvió a respirar. La continuidad del entrenador alivianó el presente y calmó las aguas de un futuro que parecía nublarse en caso de no contar con el gran emblema de los últimos años. Tras cerrar el 2016 con un nuevo título, el de la Copa Argentina -con clasificación a la Copa Libertadores incluida-, el plantel regresó a los entrenamientos para iniciar una pretemporada que será intensa.

Ya sin Andrés D'Alessandro y sin caras nuevas, el plantel millonario se presentó por la mañana en el predio que posee el club en Ezeiza luego de 17 días de descanso. Hubo ejercicios de fuerza en el gimnasio y trabajos físicos intermitentes de capacidad aeróbica para comenzar con la puesta a punto antes de viajar el domingo 8 a los Estados Unidos. A pesar de que se especuló con el posible regreso de Augusto Solari, el volante que estuvo a préstamo en Estudiantes de La Plata no se presentó al entrenamiento y el club platense no hará uso de la opción de compra de 1,5 millones de dólares por el 60% del pase. Con contrato hasta junio, la dirigencia planea negociar su ficha. En caso de cederlo nuevamente a préstamo, le renovarán por un año más. Su nuevo destino podría ser México.
Fueron 28 jugadores los que comenzaron la pretemporada, con la presencia de los juveniles Lucas Martínez Quarta, Facundo Medina y Matías Moya -le harán su primer contrato-. De ellos, cuatro trabajaron separados del grupo: Luciano LolloMarcelo LarrondoMilton Casco y Dante Morán Correa. Se especula con que el único que pueda llegar en óptimas condiciones al inicio del campeonato en febrero sea Casco, quien sufrió una ruptura parcial del tendón de Aquiles del pie derecho a fines de octubre pasado.
 Ahora, la prioridad está enfocada en la renovación de tres contratos que vencen el 30 de junio. El primero será el de Leonardo Ponzio, un emblema del plantel y un pilar en el equipo de Gallardo. El mediocampista de 34 años -cumplirá 35 el próximo 29 de enero- tiene todo acordado para seguir un año más y firmaría su nuevo contrato en las próximas horas, ya que su intención es terminar su carrera en Núñez. Los otros dos son los de Martínez Quarta -buscarán firmar por cinco años- y Camilo Mayada -negocian por dos años más-, que también se resolverían pronto ya que la idea del DT es contar con ellos en el plantel.
Además de la continuidad de Ponzio, tanto Gallardo como la dirigencia pretenden que Jonatan MaidanaLucas Alario y Sebastián Driussi sigan en el club, exceptuando la llegada de alguna oferta que sea imposible de rechazar. Recientemente, Nasser Al-Khelaïfi, presidente de PSG, descartó a Alario como posible refuerzo. Al menos hasta junio, el club francés no lo vendrá a buscar.
Para Gallardo, el gran deseo en materia de refuerzos es Walter Montoya de Rosario Central. El volante derecho de 23 años es la obsesión del entrenador, que ya lo había pretendido en anteriores mercados de pases, y la CD hará el mayor de los esfuerzos para cumplir el gusto del DT -el jugador en las últimas horas manifestó su deseo de jugar la Copa-. A pesar de que la cláusula de rescisión de su contrato con el club rosarino es de 4 millones de dólares, en Rosario pretenden al menos dos millones más. Una opción para River podría ser ofertar 5 millones de dólares y agregar en la negociación a algún futbolista del plantel actual. El segundo cupo de refuerzos es una incógnita: podrían buscar un defensor central en caso de que emigre Arturo Mina o un enganche para reemplazar a D'Alessandro.

Mientras tanto, River se prepara para comenzar la travesía por tierras norteamericanas que durará hasta el 23 de enero. Trabajará en el campo deportivo de la Universidad Central de la Florida, en las afueras de la ciudad de Orlando, y participará de la Florida Cup, donde disputará su primer partido amistoso ante Millonarios de Colombia el 15 de enero en el Bright House Networks Stadium de Orlando. En caso de ganar, se asegurará dos partidos más y jugará la semifinal ante San Pablo, cuatro días más tarde, en el Long Stadium de San Petesburgo. Luego, dependiendo del resultado, participará de la final o el partido por el tercer puesto el domingo 22. Si pierde ante los colombianos, solo jugará un duelo más, el 18 de enero en el mismo estadio del debut y frente al perdedor de la llave entre Barcelona de Ecuador y Vasco da Gama.

Al regresar a la Argentina, el miércoles 25 se enfrentará a Aldosivi en Mar del Plata, para luego jugar ante Boca el sábado 28 en el único superclásico de verano. Será una pretemporada diferente pero con una sensación que se repite enero tras enero desde la llegada de Gallardo: River vuelve a trabajar en un marco de tranquilidad pero con la necesidad de ir siempre por más.
FUENTE: DIARIO LA NACIÓN
Publicar un comentario