miércoles, marzo 08, 2017

Madre, estudiante y boxeadora, FELIZ DÍA DE LA MUJER

Dennisse Deza Sánchez, a sus 21 años de edad, ha logrado fusionar su papel de madre, su casi naciente pasión por el boxeo y sus estudios técnicos de veterinaria. En resumen, un ejemplo de lo que es una madre moderna, una muestra de esa fuerza inconmesurable e innata del, mal llamado, sexo débil.

Madre soltera, boxeadora y estudiante, una combinación de roles que se pueden describir en varias palabras: lucha, esfuerzo, sacrificio, superación, etc. Cualquier calificativo cae a pelo para ésta novel púgil que ha visto en el ring una pequeña maqueta de lo que es la vida.
“El boxeo es como la vida misma”, sentencia. “Te exige mucho esfuerzo, disciplina, te enseña a asimilar golpes, a tropezar y, lo más importante, levantarte”.
Los días los combina entre su hija Oriana (2 años), los estudios en un instituto técnico y las tardes de duro entrenamiento en la Bombonera del estadio Melgar.

Recién está afrontando sus primeros rounds y  ya le ha agarrado gusto a ponerse las vendes y calzar se los guantes. Desde octubre del 2016, nació esa curiosidad por los guantes que indirectamente le inculcó su hermano, y también boxeador, Jefferson, y que ha tenido – felizmente – la comprensión de sus padres: Jesús y Miriam.
“Mi hermano entrenaba y ahí nació mi curiosidad. Cuando les comenté a mis padres que iba a boxear solo me dieron su apoyo y cuando les dije a mis amigos, algunos se rieron y otros me dijeron que bien”.
Sobre el boxeo, el último peldaño que la mujer tenía que superar para demostrar que puede practicar cualquier deporte a la par de los hombres, existen varios mitos como el que se puede perder rasgos y/o comportamientos femeninos.
“El boxeo no te cambia en nada. La mujer está en condiciones de hacer lo que desee, y practicar boxeo es una muestra de eso. No es peligroso, tiene sus riesgos como cualquier otro deporte, pero para eso entrenas y te preparas. Además es desestrezante, te ayuda al autocontrol y te enseña defensa personal”.

Ya subió al ring en un tope oficial y le gustó. “Quiero llegar a ser alguien en el box”, confiesa. Admira a la costarricense Hanna Gabriel (campeona mundial superwélter de la OMB), con quien se identifica. “Es boxeadora y además es madre de familia, es un ejemplo para seguir adelante”.

“Toda mujer está capacitada para practicar cualquier deporte. No se deben desanimar por nadie ni por los obstáculos que te presenta la vida, con esfuerzo todo se puede superar”, es su mensaje por el Día Internacional de la Mujer.
Publicar un comentario