miércoles, julio 26, 2017

Sin argumentos para pelear el Apertura

Foto Click.com
La imagen de la última opción de gol en el arco de Unión Comerciantes, fue el resumen de lo que hizo esta tarde el dominó en su retorno al estadio Melgar. Último minuto de descuento, piboteo del luchador Fernández, Barrientos va a la caza del balón y colisiona con Aguirre que estaba en posición adelantada, la tribuna rumoreó de todo mientras el línea levantaba su banderín. Desconcierto total. Minuto 94´ que sentenciaba el 1-1.

Empate que disminuye por completo las posibilidades de seguir luchando el Apertura, aunque los números sigan luchando con la incredulidad de muchos que todavía se aferran al título.
Con la partida de Herrera, Melgar perdió al único "distinto" que tenía, al que te podría cambiar un partido con un chispazo. Esta tarde, como lo fue ante Universitario, se vio la realidad de un equipo sin ese plus, que va más allá de las ganas y amor propio de un plantel que lucha cada balón dividido para demostrar que defenderá los pergaminos de protagonista que ha ganado a pulso desde hace cuatro años.
Pero garra, amor propio e ímpetu no son suficientes para ganar un campeonato. Ese porcentaje que faltaba se perdió con la partida de Herrera. El argentino se fue y Melgar es un equipo más terrenal para el medio peruano.
Foto Click.com
Melgar domina, juega, pero no tiene sorpresa ni nuevos argumentos para ganar y este problema no es de ahora, sino prácticamente de todo el 2017. Contados son los partidos, como el 4-1 a Cristal, donde se sentenció un marcador con cierta tranquilidad, en todos los demás y más en Arequipa, se ha sufrido. Muchos le tiran la culpa a los rivales que vienen y se meten atrás para contragolpear, pero esos mismos rivales poco ofensivos se las han ingeniado para demostrar que el sistema defensivo de Reynoso no es tan sólido como pretende vender.
Tras el gol de penal de Fernández (64´) no pasaron ni cinco minutos y Comerciantes ya lograba el empate, nuevamente la pelota parada costó caro. Nueve jugadores rojinegros estaban en el área y nadie pudo ir por ese balón que nació en un tiro de esquina. Chirinos fue el que aprovechó la dubitación rojinegra para que de media bolea impactar el balón que sin encontrar resistencia ingresó al arco de Campos.
Ni al pelotazo se pudo lograr desequilibrar el marcador, a veces faltó suerte, otras puntería como en los centros desperdiciados por Santamaría o Aguirre. Barrientos trató de hacer la diferente ya en las postrimerías cuando todos seguían al pie de la letra el viejo libreto de Reynoso y estrelló el balón en el travesaño. 
Luego fue todo más de lo mismo, rotar el balón y pelotazo cuando el cronómetro rozaba los 90´, ni un tiro de larga distancia para terminar la rutina de un equipo del que no se puede esperar más que temperamento para suplir su falta de argumentos futbolísticos.
ESTADÍSTICAS

Publicar un comentario