jueves, enero 29, 2015

"Princesa Inka" arequipeña dicta curso en el Sakura

Foto Adrián Quicaño.
Cuando decidió a vivir de sus golpes, no pensó que sería tan duro. Y no fueron los puñetes o patadas lo que la intimidan. A Yelka Torres Gallegos (30) lo que le duele es la indiferencia.
Tanto sacrificio – a veces  se pregunta – para qué. Medallas producto de un sacrificio diario, de sudor y a veces sangre en el ring o en la “jaula”. Pero ella nació para eso, para luchar, para no darse por vencida.
“No hay apoyo”, se queja con una sonrisa en los labios. No se aminala. Siempre ha sido asì. Para participar en el Panamericano de Jiu Jitsu (marzo, California – Estados Unidos) necesita apoyo. “Ya pagué mi derecho de participación y ahora tengo que pagar la visa (màs de 500 dòlares). Estoy vendiendo cosas que he traído de Brasil para financiarme”, confiesa.
La “Princesa Inka”, como la denominan en este cada vez más popular círculo de las artes marciales mixtas (MMA), pide apoyo para seguir dejando a Perú en lo alto del podio como lo hizo en noviembre ùltimo en el  Charmosas Fight, circuito profesional de MMA de Brasil.
Ganó el oro y muestra su cinturón de campeona con orgullo. Una línea más en su curriculum: bicampeona sudamericana de Muay Thai, campeona bolivariana de kung fu, boxeadora invicta con 20 peleas a nivel amateur, etc.
Ahora está de visita en Arequipa, la tierra de su madre. Dicta un seminario en el gimnasio Sakura. Luego regresa a Lima para seguir entrenando y esperando ese apoyo que se merece.
Publicar un comentario