miércoles, agosto 12, 2015

Junior liquido (5-0) a un asustado Melgar

Melgar duró solo 20 minutos en el gramado del Metropolitano de Barranquilla. Lo planeado en la pizarra por Juan Máximo Reynoso hasta el golazo de Jarlan Barrera (22´) daba resultados. Junior no se desesperó, se sabía mejor y lo demostraba con la pelota al ras del piso, solo era cuestión de esperar de que flaquee la defensa rojinegra para dar rienda suelta a su voracidad ofensiva y así sucedió, como si todo estuviera escrito en un guión de espanto para los arequipeños.



Un derechazo, luego un gancho, otro derechazo y un golpe al hígado, una combinación boxística que aplicó Junior para noquear moralmente al dominó. Primero fue el gol de Barrera, un golazo para abrir el cerrojo defensivo de la visita. Con un solo movimiento de cintura se sacó la marca de Lampros y Palomino, se perfiló al arco y sacó un remate con comba que ingresó por el vértice superior izquierdo de Ferreyra.
Ese golpe fue tan eficiente que dejó sin aire a un rival que mientras se mantenía cero a cero defendía con aplomo y hasta se desdoblaba para simular ataques que nunca llegaron a siquiera asomarse al área barranquillera.
Junior hizo transitar el balón en el área mistiana. La pelota fue de derecha a izquierda y viceversa, ante once jugadores que solo seguían el balón con la mirada. Reynoso se equivocó y como siempre lo paga caro. Apostó por cuatro juveniles, que en el torneo local alternan regularmente, desde el arranque (Gustavo Torres, Aurelio Gonzáles Vigil, Alexis Arias y Mario Palomino) y no le dio resultados. Nada le salió bien, pero no es novedad, Melgar partidos como el de esta noche los ha tenido en el Torneo del Inca y el Apertura, pero la diferencia es que en  esta ocasión el rival no perdona los errores.
A los 22´ Barrera puso el 1-0, a los 28´ Juan David Pérez el 2-0, a los 32´ Roberto Ovelar el 3-0 y a los 35´ el mejor jugador de Junior, Vladimir Hernández, el 4-0.
En el complemento Junior se enseñorio en su cancha. Rotó el balón ya sin la urgencia de aumentar el marcador, además Melgar le regaló la pelota. Cuando la tuvo la rifó, no la tuvo en sus píes ni dos minutos seguidos, la perdieron muy rápido y no  por una marca asfixiante de los colombianos, sino porque el nerviosismo y la impotencia les hizo temblar las piernas.
Si bien en el primer tiempo el huracán rojiblanco marco 4-0, en el segundo su superioridad fue abismal. Pese a que bajó las revoluciones provocó más ocasiones de gol ante una zaga: Acasiete, Lampros, Villamarín y Minzum, que cuando estuvo mano a mano o en la dividida siempre perdió.
Reynoso puso en el complemento a Montaño, Rayner Torres e hizo debutar al "Churrito" Hinostroza pero nada cambió, la superioridad local fue inmensa. Melgar deambulaba en el Metropolitano, trotaba tras la pelota y cuando la recuperaba la regalaba al rival, un desastre.
El quinto llegó por peso futbolístico. Otra gran jugada de Junior que termina Michael Ortega con un remate fuerte al que Ferreyra solo acompañó con una estéril volada.
No hay punto de comparación a lo que sucedió en el 2013. En aquella oportunidad Melgar también tuvo un pésimo primer tiempo que terminó perdiendo 2-0 y en el segundo le encajaron uno más, pero mostró alguna recuperación que en el partido de vuelta lo demostró al ganar 2-0. 
Dar vuelta al 5-0 parece futbolísticamente imposible, no está al alcance del equipo que hoy deambuló en Colombia, que se quedó sin aire cuando vio a un rival de otra jerarquía, pero esto es fútbol y todo puede pasar. Esa es el única esperanza a la que queda aferrarse.
El partido de vuelta se jugará el martes en Arequipa.


Publicar un comentario