domingo, diciembre 06, 2015

¡No al racismo!

Los gritos racistas que un grupo de ignorantes lanzó desde la tribuna occidente contra el lateral de Real Garcilaso, Jhoel Herrera, podrían costar muy caro a Melgar.

Aunque algunos explican esta reacción a una agresión del exinternacional peruano contra el delantero rojinegro Omar Fernández, no hay motivo valedero que justifique un comportamiento repudiable.
Esa actitud podría le da vía libre a la Comisión de Justicia de la ADFP para sancionar de oficio al club dominó con el veto del coloso agustino para una supuesta final nacional.
Los actos provocadores de los cusqueños, como el proceder infantil de Sarmiento que desafió a la tribuna al realizar ademanes desafiantes, no justifican ninguna agresión verbal o física.


Publicar un comentario