miércoles, julio 06, 2016

Huancayo embistió a Melgar

En partidos como estos, que han sido la mayoría de este 2016, cuánto se extraña al mejor "Cachete". Sin gol no puedes ganar, a las justas aspirar a empatar y en situaciones como las de esta noche, lo más seguro es que te ganen cuando también flaqueas atrás. Melgar cayó en casa de la peor forma, de la que duele más. Iba ganando 1-0 y terminó perdiendo 1-2 ante un Sport Huancayo que tuvo como figuras a dos exrojinegros, Meza Cuadra y Aubert.

Melgar golpea y golpea, como un boxeador al saco, pero no hace daño, simplemente son cruzados y jab que no llevan al nocaut. Simplemente atontan al sparring que en algún momento reacciona, tal como lo hizo Huancayo, para llevarse tres puntos de oro, cuando el máximo castigo que se podría dirigir era un empate.

Faltan dedos para contabilizar la cantidad de goles que perdieron en global Cuesta, Torres, Leudo, Arismendi y Fernández. No fue un mal partido, pero el camino fue el errado. Al pelotazo todo se hace predecible, todo es controlable para una zaga como la que ayer plantó Huancayo.
El gol de Cuesta, noveno en el año, no fue aprovechado. Hubieron momentos de total desconcierto visitante que se perdonaron como si Melgar está en condiciones de ser compasivo con el rival. La primera clarinada de alerta la dio el "Torito". Fue el artífice de un gol que fue alineado por posición adelantada.
Ya en el complemento, Melgar malentendido su superioridad. Se fue con todo arriba como un niño arrebatado e inocente. Le costó caro. Meza Cuadra le empató y a un minuto del final Ross en un contragolpe demoledor puso el 2-1 para noquear con un golpe al hígado a Reynoso y compañía.
Melgar es incapaz de dar ese paso para meterse en el grupo de los que van a luchar los play off y se le vienen muchos problemas. El primero es que sigue al debe en la Bolsa de Minutos (le falta 903 minutos) lo que ojo ya le costó el cupo de un extranjero, y el efecto negativo inmediato es que frente a San Martín no contará con tres hombres claves en su once: Arismendi, Leudo y Cuesta.

Publicar un comentario